Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘simoncelli’

24
Oct

SuperPipo y el error del luchador tenaz.

Amanece un nuevo día, lluvioso y oscuro, y la sensación que ayer me recorría el cuerpo sigue estando ahí. Ahora, tras el paso de las horas, y la lectura de determinados comentarios, esa sensación de vacío, se mezcla con la rabia y la indignación. En estas 24 horas transcurridas desde el fatal accidente de Marco, he tenido que leer comentarios de todo tipo. Gente que no ha visto una carrera en toda su vida, y que sabe de motos por lo que lee en la prensa deportiva los Lunes posteriores a un Gran Premio, se atreve a opinar sobre SuperPipo.

Se ha hablado mucho, en estas 24h, del riesgo de correr en moto en el Campeonato del Mundo, de que los pilotos saben a lo que se arriesgan, y un largo etcétera de obviedades. Lo cierto, es que correr en moto, a más de 300km/h en una máquina de 140kg es peligroso, pero las medidas de seguridad que rodean a un Gran Premio son excepcionales. Podría llegar a asegurar, que rodar a 120km/h por la A-6 es casi tan peligroso como rodar en un circuito. Pero al accidente de ayer de Marco, hay que añadirle, una gran dosis de MALA SUERTE.

Todos los que circulamos en moto, sabemos que en una caída, hay que soltar la moto, y Marco también lo sabía. Pero le salió el instinto de luchador, como le salió a Marc Marquez la temporada pasada, y no soltó la moto. La imagen de Marc, aferrado a su moto, en la vuelta de calentamiento del Gran Premio de Estoril, que casi le cuesta romperse las muñecas, cuando la moto giró sobre si misma, es la del luchador, que no da nada por perdido. Marco, ayer, protagonizó la misma escena, pero con final tremendamente diferente. Se aferró a su moto, quiso controlar lo incontrolable y se equivocó.

También vienen a mi memoria, las imágenes de Randy Mamola, cuando no soltó la moto y consiguió a trompicones, y tras arrastrar las piernas de un lado a otro, subir de nuevo a Leer Más »

23
Oct

Pequeño homenaje de un motero a un grande de los circuitos

Gracias por levantarme cada fin de semana de carreras del sofá. Por ponerme los pelos de punta. Por hacer que un escalofrío recorriese mi espalda con cada adelantamiento.

GRACIAS MARCO.

Allá donde estés, sigue acelerando a fondo, rozando la estribera en el asfalto y poniendo los pelos de punta al que te vea sobre la moto.

A %d blogueros les gusta esto: