Saltar al contenido.

7 febrero, 2012

Mezclando “churras” con “merinas”

por @EfeZetaSeis

Hace unos días me espetaron la famosa frase de “para que quieres un coche con 180cv si no puedes pasar de 120km/h”. Por desgracia, una vez dicha, sorprende aún más la cantidad de individuos que asienten con la cabeza como si se tratase de una verdad absoluta. Para todos ellos va este post.

Conviene recordar que la velocidad es el espacio recorrido en un espacio de tiempo, y que la aceleración es la variación de velocidad en un espacio de tiempo. Por tanto, la velocidad será siempre un número positivo, y por contra la aceleración será un número positivo, o negativo (deceleración).

Cuando circulamos a 50 km/h por alguna calle de cualquier ciudad, lo hacemos a una velocidad constante y de nada nos sirven los caballos de potencia que tenga nuestro coche, pero cuando nos encontramos parados (0 km/h) y hemos de incorporarnos a la circulación (50 km/h) cuantos más caballos mejor. Es evidente que no es lo mismo tardar un minuto en alcanzar la velocidad de 50 km/h, que tardar 12 segundos.

Pensar que todos los peligros de la carretera se solucionan pisando el freno es un error. Hay muchas situaciones en las que acelerar es la mejor opción y en esos casos la diferencia entre 90cv y 150cv puede ser “vital”. Por poner un ejemplo de los muchos que hay, si circulamos a 100 km/h por una autovía y nos acercamos a un camión que circula a 60 km/h con varios coches adelantándonos por la izquierda a 120 km/h, tendremos dos opciones:

  • Frenar hasta igualar la velocidad del camión.
  • Acelerar hasta adecuar nuestra velocidad a la de los vehículos que nos adelantan.

Si disponemos de los caballos suficientes en nuestro vehículo, la opción menos peligrosa es la de “Acelerar”. Se tarda menos en incrementar nuestra velocidad en 20 km/h, que en reducirla en 40 km/h. Si además tenemos en cuenta que la situación peligrosa la ha creado la velocidad a la que circula el camión, lo lógico es no optar por ponernos nosotros a esa velocidad puesto que entraremos a formar parte directa del problema.

Es muy común confundir potencia con velocidad, quizá por eso muchos se crean “potentes” en la cama, por lo rápidos que son.

Y hasta aquí puedo leer….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nota: HTML está permitido. Tu dirección de correo electrónico nunca se publicará.

Suscribirse a comentarios

A %d blogueros les gusta esto: